¿Por qué vivo en Conventuales?

La propuesta formativa de la RUF basa su forma de ser en la experiencia de la vida que tuviera Francisco de Asís, quien, desde la perspectiva de la fe, la humildad y el reconocimiento del otro, logró vivir en la armonía consigo mismo, con sus hermanos, con la creación y con Dios, haciendo de la Vida misma el paradigma principal de su existencia.

Objetivos

Conventuales es una Residencia sin fines de lucro cuyo objetivo es ofrecer a jóvenes universitarios en calidad de Residentes una experiencia de vida comunitaria, participativa y co-responsable según los principios orientadores de nuestra institución, en la certeza de que esta experiencia los enriquecerá como personas, como sujetos sociales y como profesionales sensibles y comprometidos éticamente con la historia.

Principios orientadores

La vida en FRATERNIDAD, que lleva a reconocer al otro y al diferente como hermano.

 

El DIÁLOGO, como principio de crecimiento personal y social.

 

La SOLIDARIDAD, como modo de relación con los demás, especialmente con los más necesitados, y como base de una sociedad justa e igualitaria.

 

La LIBERTAD, que orienta hacia la responsabilidad personal y grupal.

 

La ACEPTACIÓN DEL OTRO Y DE LO DIVERSO, como posibilidad de apertura del horizonte personal hacia el mundo, y de inclusión de los demás en la propia historia.

 

La HUMILDAD, que lleva a la aceptación de los propios límites y potencialidades, como principio para optar y asumir un Proyecto de vida.

 

El COMPROMISO ETICO CON LA HISTORIA, que implica una lectura crítica de la realidad y una respuesta axiológica (a partir de valores),

 

La FE, como actitud esperanzadora y de apertura al mensaje de Dios.

Testimonio

Dos generaciones

"Yo llegué a la Residencia en agosto de 1973. La conocí estudiando allí con un amigo, y decidí mudarme de la pensión donde vivía. ¿Qué me motivó a hacerlo? Al principio fueron las comodidades, un cuarto para mí solo con todo lo que necesitaba para mi vida de estudiante. Después valoré otras cosas: el conocer a residentes de otras carreras, con otros intereses, cosa que amplió mi horizonte, y me dió amistades que conservohasta hoy.

-En momentos de duda, sobre mi carrera y otras cicunstancias, tuve a los Padres con los que me sentí cercano como para hablar de mis problemas. Las conferencias, charlas y pequeños seminarios que se organizaron. ( Hoy, desde mis 50 años las valoro aún más).

- Las enseñanzas de convivencia, pluralidad, respeto por la libertad de las personas, el valor del diálogo que fuí recibiendo sin que fueran "lecciones", sino que formaban parte de la dinámica de la vida diaria.

 Desde que ingresé, mi grupo de estudio (del que formaba parte la que luego fué y es mi esposa), fué ocupante casi de continuo de una de las salas de estudio de la planta baja. Dejé la residencia cuando me recibí en Diciembre de 1976, aunque quedé tan ligado afectivamente, que decidimos casarnos en la parroquia, y nos casó el padre director.

 Conla rica experiencia vivida por mí, y en parte compartida con mi esposa, quisimos que nuestros hijos tuvieran la misma oportunidad, y es por eso que sugerimos a nuestros dos hijos varones vivir la experiencia de la Residencia.. "

 

​​​                                                           Dr. Elias Ángel Gómez Urdapilleta

 

​​​                                                                     Médico Veterinario

 

                                                                     Melo - Cerro Largo

Dirección:

  Canelones 1198

  Montevideo - URUGUAY

Teléfonos:

  (+598) 2903 2593

  (+598) 2900 6405